¿Cuándo prescriben los delitos?

¿Cuándo prescriben los delitos?

Los delitos tanto de naturaleza penal o civil pueden prescribir si se cumplen los plazos establecidos por la ley. La prescripción de los mismos implica la desaparición de cualquier responsabilidad en el transcurso del tiempo establecido sin que se inicie ningún tipo de proceso penal contra el supuesto autor del acto delictivo.  Pero, ¿cuándo prescriben los delitos?

Cuando hablamos de delitos penales, se tienen diferentes plazos de prescripción establecidos en el Código Penal, y así se podrán aprovechar estos beneficios. En todo caso los plazos establecidos serán:

  • Veinte años: cuando la pena máxima señalada del delito sea de prisión de quince o más años.
  • Quince años: si la pena máxima sea inhabilitación por más de diez años, o por prisión entre los diez y los quince años.
  • Diez años: en caso de que la pena máxima señalada sea la prisión o inhabilitación por más de cinco años y que no exceda los diez.
  • Cinco años: en los demás delitos, excepto los delitos leves o de la injuria y calumnia que prescriben durante un año.

Los delitos de humanidad o genocidio, o los delitos contra las personas o bienes protegidos como el terrorismo, no se establece ningún tipo de prescripción bajo ningún caso. En todos los casos de delito permanente, se llevará a cabo el proceso desde que se eliminó la situación ilícita desde el día que se realizó la última infracción o desde que cesó la conducta.

Por otra parte, los delitos de naturaleza civil como las deudas, tienen unos plazos de prescripción diferentes. Los plazos de estos se establecen en 4 años para las deudas a Hacienda o Seguridad Social. Pero, si se trata de una deuda hipotecaria esta deuda prescribe a los 20 años, y las deudas por alquiler de vivienda, suministros o pensión de alimentos será a los 5 años. En el caso de los préstamos hipotecarios, los intereses y la deuda principal prescriben a los 5 años, mientras que si la deuda es de antes del 6 de octubre de 2015 se deben esperar 15 años.

En cualquier deuda se puede parar la prescripción, para evitar que no sea impagada, y se admite una reclamación extrajudicial.

Author: Advocatum Abokatuak

943 970 218