Adiós a pagar el impuesto hipotecario

Adiós a pagar el impuesto hipotecario

 

Lo del impuesto hipotecario cada vez se enreda más y más. Con el paso de los días la sentencia del Supremo sigue evolucionando y cambiando. Si el mes pasado hablábamos sobre qué es lo que había sucedido en primera instancia, este mes continuamos el mismo tema… aunque con alguna ligera diferencia.

El pasado día 13 de noviembre de 2018, los diferentes partidos políticos de nuestro país decidieron ponerse de acuerdo (hecho bastante insólito) sobre la reforma de la Ley Hipotecaria. Al parecer a partir de ese mismo día los bancos cargarán con:

- El impuesto sobre los actos jurídicos documentados,

- Gastos notariales, que están vinculados a la firma como: gestoría, notaría y registro.

Pero ¿Entonces tengo que pagar algo yo?

Pues sí, aunque no te asustes, no es mucho lo que hay que desembolsar. Los clientes que contratan una hipoteca tan solo tienen que hacerse cargo de la tasación de la vivienda. El problema es que las empresas de tasación no tienen una cuota fija preestablecida a la hora de prestar sus servicios. Aun así, el precio aproximado de la tasación de un local o vivienda de unos 90 m2 podría rondar los 400 €. Esta cantidad aumenta o disminuye según el tamaño de la vivienda o local.

Aunque pienses que es mucho, te podemos asegurar que no es tanto. Si hacemos memoria, antes de que se firmara esta ley las personas que contrataran una hipoteca debían pagar: tasación, nota simple, comisión de apertura hipotecaria, actos jurídicos documentados y gastos notariales. Todo esto (dependiendo de las condiciones financieras y la Comunidad Autónoma) podía oscilar entre 675 € a 3000 €, en los mejores casos.

¿A que ahora no parece tanto pagar solo la tasación?

De momento el tema queda aquí… pero aun no sabemos si esto es el final de la película o solo otro episodio de una serie con un sinfín de temporadas.

 

 

Author: Advocatum Abokatuak

943 970 218